El impacto del éxito de Aquaman en el futuro de DC

La película “Aquaman” es actualmente la más taquillera a nivel mundial de entre todas las de DC, incluidas las del actual universo compartido, al traspasar la barrera de los mil millones de dólares y superar los datos de “El Caballero Oscuro: La leyenda renace”.

Claramente “Aquaman” ha cambiado el rumbo del Universo DC, pero no sabemos realmente qué nuevo enfoque seguirá el estudio. “Aquaman” ha demostrado que se pueden hacer películas de superhéroes de DC sin caer en intentar repetir el modelo de “El Caballero Oscuro”, además de conseguir revitalizar el Universo DC hasta el punto de volver a ilusionar a los fans. Una oportunidad que Warner Bros. debe aprovechar de cara a sus futuras películas.

Por ello, realizo esta reflexión personal donde hago una lectura de este verdadero éxito en taquilla para ver qué podríamos aplicar a futuras películas de DC.

Dejar en un segundo plano el universo compartido

Imagen de Batman v Superman: El Amanecer de la Justicia (2016)


El enfoque de Warner Bros. se ha venido centrando en la interconectividad. Tras tener “El Hombre de Acero”, y cuando todo el mundo esperaba una segunda película de Superman, el estudio se lanzó a hacer “Batman v Superman”, que presentó a Batman y a Wonder Woman, y sembró el camino hacia Flash, Aquaman y Cyborg. A todo esto se le suma “Escuadrón Suicida”, que aunque dentro del Universo DC queda más como un parche que como película que realmente acabe aportando algo al universo.

Películas que de una forma u otra forzaron la marcha hacia la Liga de la Justicia, en lugar de contar en primer lugar las historias individuales de cada superhéroe.

“Aquaman” ha sido la antítesis de ese enfoque. Hace breve alusión a los eventos de “Liga de la Justicia”, pero rápidamente continua con su historia, que además establece las bases para futuras películas del héroe. El propósito de la película es únicamente presentar a Aquaman y que el público simpatice con él.

Se ha dicho que Warner Bros. intentaba evitar repetir el modelo de Marvel Studios con su UCM, que precisamente se orquestó así, pero está claro que ir a marcha forzada nunca es aconsejable.

Directores motivados con una idea clara

Imagen oficial de James Wan y los actores en el set de Aquaman (2018)


Detrás de las anteriores películas de DC estaba la mente de Zack Snyder. Muchas conversaciones soléis mantener en los comentarios del blog sobre su labor, mostrándoos algunos como grandes amantes de su arte y otros siendo más críticos.

Snyder ha demostrado tener una gran capacidad para hacer geniales adaptaciones “literales” del cómic a la gran pantalla, pero con el Universo DC se ha visto que no siempre es capaz de transmitir una idea clara y concisa cuando se trata de montar este universo compartido —dejando de lado el otro gran debate de si su versión de Batman es la que nos gusta ver en el cine—.

James Wan se ha encargado íntegramente de esta versión de Aquaman. Tenía una visión clara de lo que quería, hasta el punto de que Wan está implicado en el desarrollo de la secuela pero aún no está claro de que la vaya a dirigir. Un enfoque personal y arriesgado que en este caso dio buen resultado en el cine.

Hacen falta directores que sean capaces de contar una historia interesante que desarrolle de una manera consistente al personaje dentro de un universo compartido, pero con cierto margen de maniobra. Esto no significa que haya que repetir el modelo de “Aquaman” y obviamente existe el riesgo de que la versión del director no tenga un buen resultado en pantalla, pero como suele decirse, quien no arriesga no gana.

Cada personaje tiene su propio estilo

Imagen de Aquaman (2018)

El nacimiento de este Universo DC tuvo muy presente la saga Batman del director Christopher Nolan. Hasta el punto de que aunque este no participó muy activamente en “El Hombre de Acero”, figura como productor en muchas de ellas. Nolan consiguió crear un estilo que encajaba a la perfección con Batman, pero no nos engañemos, ese estilo triste y afligido no encaja con otros personajes como Superman.

“Aquaman” y “Wonder Woman” han huido de esa idea y han tenido buena recepción por parte del público. Cada personaje tiene su propio estilo y eso no evita que puedan formar parte del mismo universo de películas.

Por ejemplo, Wan se ha arriesgado a mezclar varios géneros creando una película de aventura al estilo Indiana Jones con ciertos toques de fantasía a lo Star Wars. El resultado es una película de tono alegre, colorida y bastante cómica. Muy alejada del estilo oscuro y crudo que Zack Snyder impregnó a sus películas.

Hay que huir de los tópicos y romper la idea de un estética común, adaptando a cada película lo que ese personaje demanda y creando una película que sea única y diferente.

Sencillez por bandera

Imagen de Arthur, Mera y Nuidis Vulko en Aquaman (2018)

Los fans somos especialmente críticos con este punto, y por ejemplo una de las mayores críticas que le hago a “Aquaman” es la sencillez de su trama, que hizo que me supiese a poco la película. A los fans de los cómics nos encantaría que se desarrollasen algunas de las grandes tramas de los cómics, pero no nos equivoquemos, son formatos bien diferentes.

El formato cómic ofrece una narrativa diferente a la de una película. La densidad de la trama no puede ser tan profunda en una película, pues es fácil caer en un argumento demasiado complicado que acabe despistando —o peor aún cansando— al espectador, lo cual creo que fue uno de los grandes problemas del planteamiento de Zack Snyder.

Esto no ha de confundirse con la idea de hacer una trama sencilla. De hecho, y me repito, “Aquaman” pecaba de ser especialmente simple en su planteamiento, pero sí hay que evitar hacer tramas argumentales enrevesadas. Aquí vuelve a cobrar peso la idea de hacer películas que no busquen la interconexión, si no hacer aventuras independientes que se sostengan por sí mismas.

Conclusión

El universo de películas de DC lleva ya un importante recorrido de películas que le pueden permitir hacer un buen análisis de cuál puede ser su siguiente paso, en lugar de aventurarse a hacer grandes franquicias. De hecho, semanas atrás, reconocían que daban un paso atrás hacia la idea del universo compartido.

Esto no son más que algunos de los puntos que podemos destacar de “Aquaman”pero cada uno puede hacer su propia interpretación de la película del Rey de los Mares, y os invitamos a compartir vuestra visión en los comentarios.

Be the first to comment on "El impacto del éxito de Aquaman en el futuro de DC"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*