Continúan llegando plásticos al Ozama a través de las cañadas

Solo bastaron “dos pesos de agua”, como el famoso cuento del profesor Juan Bosch, para que, justo al mediodía de ayer, los río Ozama e Isabela volvieran a arrastrar gran cantidad de plásticos, como el pasado fin de semana, aunque esta vez en menor escala.

Una “leve”, pero persistente lluvia caída ayer sobre los barrios situados en las márgenes del río Ozama, dejó al descubierto nueva vez el problema, que fue visibilizado por la población el pasado fin de semana, cuando a consecuencia de la onda tropical Beryl, la ribera del Ozama y el litoral sur del mar Caribe, se llenaron de plásticos y otros desperdicios.

Desde vasos y platos de plástico hasta desechos de neveras y otros desperdicios fueron arrastrados hacia las aguas del río, a través de unas diez cañadas ubicadas en sectores como El Dique, Oxígeno, Las Enfermeras, en el ensanche Ozama, en la parte oriental; y La Ciénega, Guachupita, Los Guandules y Gualey, Las Cañitas, Capotillo, La Zurza, Simón Bolivar, en la zona norte.

Reciclar para comer

Desde diciembre de 2013 funciona el programa “Vida sobre el Ozama”, una iniciativa encabezada por el padre Manuel Ruiz, que trabaja para disminuir la contaminación del principal río de la ciudad.

En el marco de este proyecto, los viernes. los habitantes de esos lugares. recogen botellas y otros desechos plásticos del Ozama, que le son cambiados por alimentos. Este proyecto, en un principio planificado para ofrecer servicios de salud con un conjunto de barcos que funcionan como policlínicas, surgió de la necesidad que tenían las familias que vivían a las orillas del río, especialmente aquellas que habitaban en la parte llamada El Dique, cerca de un famoso astillero que dejó de funcionar hace algunos años debido a la contaminación que provocaba. “Esta zona era considerada un vertedero, ya que continuamente se veían cúmulos de desechos”, explicó la encargada del proyecto, Amarilis Peralta.

Esta iniciativa fue ideada y dirigida por el padre Manuel Ruiz, secretario ejecutivo de la Pastoral Vida, de la Conferencia del Episcopado Dominicano.

“Vida para el Ozama” equivale a “devolverle vida al río”, a través de la recogida de plásticos de los alrededores, evitando su contaminación como un proyecto de ayuda al río. “Es un proyecto de la iglesia Católica concebido para devolverle vida al río, sobre todo a la gente. No es simplemente un proyecto ecológico, porque el centro es la gente”, narra el padre Ruiz, en el momento de apertura del programa. “Hemos creado este proyecto en conjunto con el voluntariado del Banco de Reservas, recogiendo todo lo que son plásticos. La gente los recoge, salen en yola a pescar, se unen en familia, van a los alrededores, a los supermercados, casa por casa, y por eso van a ver por todas partes gente con funda de plástico”, explicó. Durante la visita ayer del equipo de Listín Diario varias familias adquirían comida a través de los Comedores Económicos. “Una de las oportunidades es que ayudas a la gente a que consigan su comida, pero ellos te ayudan a que el río permanezca en buen estado, limpiándolo. Se nota el cambio sobre todo en la parte donde nosotros incidimos”.

RESIDUOS SÓLIDOS
El canje de plásticos por alimentos se produce todos los viernes en la sede de la institución, en la calle Primera del sector La Javilla de El Dique, en Santo Domingo Este, el cual “se llena” de personas que reciclan para comer, a la vez que contribuyen con la transformación social y económica de su entorno, en las márgenes del río Ozama. El voluntariado BanReservas les entrega más de 1,200 raciones de alimentos con un costo promedio de RD$450, que recibe un representante de cada familia por medio de un ticket o carné de identificación.

Reutilización
Más del 13% de los residuos sólidos que se producen en el país son de plástico, que es la categoría más demandada para reciclaje. Al ser más ligero que el papel, vidrio o metal requiere menos combustible para ser transportado y además se aprovecha en su totalidad. Según Ruiz, cada viernes se recolectan más de 10 toneladas de plásticos que posteriormente son vendidos a compañías recicladoras.

Be the first to comment on "Continúan llegando plásticos al Ozama a través de las cañadas"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*